Eugenio Antonio Calderón Barreto. Abogado

Estaba muy alegre Toño Azpilcueta un hijo de un Vasco Español con una Chola peruana, Toño era un hombre bastante sabido su amor por la guitarra y las letras era algo inherente a su personalidad que todo el mundo en la Lima de aquella época hablaba maravillas de él. Este aquel hombre bueno, justo, intelectual y bien interesante en el mundo de la música Música Criolla y Vals Peruano, esa música tan representativa del Perú que surgió a comienzos del siglo XX y que catapulto la identidad del país andino en sus lares artísticos. Cuando Toño Azpilcueta llego a la casa del Dr. Durand Flórez a conocer al personaje destinado al éxito y la gloria que cualquier artista que aquella época añoraba tener, y si por fin llego el momento perfecto Toñito vio por primera vez a Lalo Morfino, el moreno con una forma tan particular para vestirse y verse ante el mundo, su ropa era tan única que cuando el vasco andino se dio cuenta de los zapatos de charol negro, el pantalón que le quedaba tan pequeña que le llegaba un poco más debajo de las rodillas, y la camisa de flores que se le veía mas que sus dientes tan blancos como la carne de un pescado de mar, fue un momento muy importante para Toño que fue lo que mas le motivo a cultivar la amistad con el chiclayano.

Al momento de establecer la amistad Lalo Morfino y Toñito, nunca pensó este último que simplemente una relación de trabajo o de colegas, la admiración que tenia el vasco por el chiclayano era tan inmenso que cuando se entero de su muerte no la pudo aceptar. La infancia de Lalo Morfino fue bastante dura, su madre lo dejo tirado en un basurero esperando que las Ratas Callejeras se devoraran a la criatura recién nacida, empero, el Padre Morfino no pudo permitir ver a la criatura en un acto tan vergonzoso e inmoral, este acogió al niño como un hijo que le dio apellido y fue su hijo hasta sus últimos días de vida en este mundo.

Artículo relacionado

Nuevas tendencias de teoría del delito global

Toñito al enterarse de los problemas de Lalo Morfino en Chile al momento de girar al dar una demostración artística junto al Dr Durand Florez y sus músicos fue la tragedia para el, se dice que los problemas con los compañeros era tan profunda que el artista destino al éxito que su don se convirtió en una tragedia griega no pudo lidiar, su trastorno desde la infancia hasta la adultez no pudo soportar que no pudo comportarse bien en aspectos tanto morales, sociales, sentimentales y mentales hasta el momento difícil de estar en la duda que si realmente murió, se perdió del mapa o en el peor de los casos se había quitado la vida, nadie supo más de su paradero, se preguntaba que si era muerte o muerte presunta.

Azpilcueta vive con su esposa Matilde y sus dos hermosas hijas, su mujer se dedicaba a realizar distintos tipos de trabajos caseros como lavandera o costura de ropa, Toño vive con su familia en Villa El Salvador, un distrito de Lima cerca de la Zona antigua .Como parte de su trabajo académico, Azpilcueta estaba desarrollando su tesis sobre la importancia de la Música Criolla dentro del Concepto de Nación, pues este había estudiado en la Facultad De Letras de La Universidad Mayor San Marcos, ante de ingresar a la universidad desarrollo una investigación sobre el Vals Peruano para obtener el título de Bachiller, trabajo asesorado por el Maestro Hermógenes A. Morones, que al morir dejo un vació sobre el folclor peruano.

Artículo relacionado

Vida y obra de Mario Vargas Llosa

A Raíz de la muerte de Lalo Morfino, Toño Azpilcueta viajo a Puerto Eten para crear un libro sobre su amigo, en su desarrollo de su libro Toñito pudo desarrollar sobre la Huachafería Peruana, característica emblemática entre sus nacionales peruanos acerca de su fiestas y tradiciones culturales. Este término surge a raíz de la llegada de una pareja de colombianos a Lima a Principios del siglo XX, donde se refería con el termino de Guachafita, se refería a desorden o fiestas de mucho jolgorio, y que casualidad que los colombianos que llegaron a Lima pasaban de fiestas en fiesta, organizando estas y eran tan conocidos por la forma tan entretenida de amenizar al publico limeño, y de ahí en adelante en el Perú se desarrolló el término “Huachafería” donde esto hace referencia a alboroto, desorden o fiestas alegre . En el Perú hay muchos tipos de huachafería; las humilde, de las personas indias y hasta los ricos tienen su propia huachafería.

El final de la obra es bastante interesante porque Toño Azpilcueta su amor Profundo por su gran amiga la Escritora Cecilia Barraza y estos de gustan sus compartiros con buen café, chocolate y pancillos Limeños en una cafetería Cerca de La Plaza de Armas de Lima, donde Toñito le demuestra lo que realmente siente hacia su gran amiga la escritora, algo más que una amistad a pesar que el destino no se los permitió, Toño siempre mostro respeto hacia ella y la trata como una bella dama.